Un poco de historia

Nací en 1976, hacia el inicio del fin del gobierno militar. Una madrugada de toque de queda, el casero del departamento en que vivían mis padres sacó su auto, colgó un pañal de tela en la antena y salió a toda carrera hacia la clínica. Cuentan que hacia el último tramo fuimos escoltados por una patrulla. Así llegaba uno al mundo en esos días. Pero esa es otra historia.

Luego de mis años escolares y universitarios, mi primera práctica remunerada y válida (sí, en esas épocas uno trabajaba un poco de todo, y gana un poco de nada) empezó en diciembre de 1998, en el Banco Wiese Ltdo. Que luego se convertiría – durante mi estancia – en el Banco Wiese Sudameris (actualmente el Scotiabank). Fue poco más de un año que me estrelló contra la realidad. Y me gustó.

El 29 de febrero del 2000, luego de meses de conversaciones e indecisiones de mi parte, empecé a trabajar para Belcorp. Una de las mejores decisiones de mi vida. Fueron años clave para mi desarrollo profesional. Allí trabajé en Selección, en Gestión del Cambio, y en Educación, esta última una experiencia que me permitió desde presupuestar proyectos de alcance regional, hasta pertenecer a un equipo de diseño de marca en el que conocí la parte más antropológica de las empresas.

Luego, para el 2006 inicié mi ruta académica, trabajando para la UPC, como Director Adjunto de Calidad Educativa. Serían 6 meses que se convirtieron en casi dos años y medio, en los que vivimos muchas cosas, con un equipo de excelentes personas, con las que aprendí sobre toma de decisiones, comunicación, liderazgo… Y guerrilla management.

Inicié el 2009 trabajando en diferentes proyectos de consultoría y facilitación con organizaciones amigas, como Dirección Estratégica, donde más que trabajo, los procesos eran diversión pura… Enfocada en resultados.

Durante el 2010, asumí un reto muy importante gracias a la confianza de Manuel, Sandra y Diego Cubas: Asumir el rol de Talent Consulting Manager para el inicio de operaciones de Career Partners Perú. Gracias a ellos conocí a Cía de Talentos y pude participar en equipos de proyecto para diferentes empresas a escala regional.

A partir del 2011, decidí dedicarme de lleno a CADDEPRO. Para quienes no la conocen, se trata de una consultora que inició operaciones en 1992, producto del sueño de independencia de mi padre. Dejar de lado toda la historia detrás de esta marca sería tonto. Y aquí me encuentro. A la par, creamos The Metacoaching Group, una firma que intenta sincerar las prácticas del coaching (en un mercado en el que este concepto se ha distorsionado en extremo) e ir más allá de ellas, pues consideramos que el coaching es una herramienta, que en conjugación con otras, puede potenciar el impacto de una intervención.   .

Lo que sigue, es historia por escribir.

Anuncios